Nuestra Señora de Regla

Descripción: 

La ermita de Nuestra Señora de Regla en la Vegueta (Yuco) se levantó por suscripción popular hacia finales del siglo XVII. En su interior es posible encontrar obras pictóricas de interés y un retablo del siglo XVII con la advocación a la Virgen. Al parecer la imagen chiquita y morena de Regla fue traída por un emigrante que, al volver desde Cuba dijo haberla adquirido a unos franciscanos como muestra de agradecimiento por la fortuna que había hecho en Cuba. Otras fuentes indican que unos vecinos de la Vegueta cuando se encontraban pescando hallaron la imagen a la deriva en la orilla del mar. Fuese como fuese la verdadera historia, lo cierto es, que desde hace varios siglos esta imagen ha sido y es venerada por todos los Vegueteros y Lanzaroteños en general. Plantón de Nuestra Señora de ReglaJunto a la ermita de Nuestra Señora de Regla se encuentra una escultura que representa un plantón hecho en hierro por el artesano Jose Perdomo que se inauguró el 2 de julio de 2004, en dicho plantón se encuentra el escrito de la fabrica de la ermita que dice: “Fabrica de la ermita de Nuestra Señora de Regla. 1663. En Lanzarote en veynte y dos días de el mes nobiembre de mil seissientos y sesenta y tres años, Simón Hernández vezino de esta isla, en Malastapias dixo que por quanto a fabricado la hermita de Nuestra Señora de Regla en dicha parte de malastapias, a su costa y a su pedimento, su merced el doctor Juán de Goias, jues,vicario y beneficiado de esta isla a mandado está vista la dicha hermita y estando con decencia se coloque en ella el retablo que para dicho efecto el otorgante hizo hazer de dicha advocación de Nuestra Señora de Regla, en la cual se celebre su fiesta a los dos de jullio de Cada año y que el dicho otorgante haga obligación a que él y sus herederos pagarán por dicho día dos ducados a Beneficio de esta isla en cada año perpetuamente y para siempre jamás por las vísperas missa y prossesión que se halla haser en dicha hermita en que su merced, dicho vicario, moderó la limosna de dicha fiesta con la obligación de que aya de dar cavalgaduras en que bayan las personas que ubieren de yr a celebrarlas. Testigos: Manuel Fernández Castro Antonio Pacheco Forte y Pedro Melián, vecino de la aldea de San Bartolomé y todos los vezinos de esta isla.”